🥇 Cómo controlar un buen proceso de aprendizaje

Loading color scheme

Cómo controlar un buen proceso de aprendizaje

Compártelo
Cómo controlar un buen proceso de aprendizaje

¿Cómo podemos minimizar al máximo el impacto de estos estímulos ambientales nocivos? ¿Cómo podemos intentar reducir al máximo el impacto psicológico negativo en nuestros estudiantes? Existen múltiples conceptos a tener en cuenta a la hora de gestionar un buen proceso de aprendizaje.

  • emociones
  • motivador
  • Reconocimiento al buen trabajo
  • Entender y explicar
  • Cultivar y promover una autoestima adecuada y positiva
  • atención y cuidado
  • Activación: física, cognitiva, emociona 
  • Participación activa
  • Movimiento fisico
  • Buena higiene del sueño
  • Buena nutrición
  • Sociedad y Cultura
  • Orientación y apoyo

Teniendo en cuenta todas estas condiciones, es nuestro deber como expertos en la materia buscar las mejores formas de desarrollar métodos y materiales dirigidos a nuestro principal objetivo: el buen desarrollo de nuestro futuro: los niños.

Y, lamentablemente, esta es una tarea hoy más complicada que en las últimas décadas, ya que debido a la situación actual de pandemia y el aislamiento social resultante, nuestros niños se ven privados de uno de los puntos más importantes del aprendizaje. : práctica social, aprender haciendo y el intercambio activo de experiencias y conocimientos con los compañeros.

Solo haciendo referencia a los términos descritos hasta ahora.

– Explicación: ayudarlos a entender qué está pasando y por qué, no mentirles, no ocultarles la gravedad de la situación, explicarles lo que está pasando honestamente pero de una manera que apoye el desarrollo de su inteligencia emocional. No es necesario ocultar situaciones negativas o evitar emociones negativas, sino hacerlas comprensibles y apoyarlas en este proceso.

– Comprensión: comprender por sí mismo que ellos también están siendo perjudicados por esta situación, sin entender lo que eso significa. Entiende que ellos también tienen derecho a sentirse abrumados y confundidos y estar con ellos en lo que necesiten.

– Motivación: Ayudarles a seguir encontrando motivación para estudiar utilizando métodos adaptados a la situación actual.

– Emociones positivas: Fomentar la asociación del proceso de aprendizaje con emociones positivas que estimularán la motivación y el interés por seguir creciendo, aunque les resulte un poco más complicado. 

– La atención como proceso de percepción: Procura centrar tu atención en todo momento en estímulos valiosos, pues es bastante normal que la distracción y las dificultades de atención aumenten en este momento de incertidumbre.

– Reconocimiento: Necesita saber que seguirá haciendo las cosas bien y que será reconocido para que, unido a las emociones positivas y la motivación, quiera seguir intentándolo por más difícil que sea obtener la recompensa del reconocimiento y alcance de los elogios.

– Participación activa: asegúrese de que los participantes sigan siendo una parte activa del proceso de aprendizaje y no tengan la comodidad de enviar tareas escritas que excedan su carga de trabajo para completar el plan de estudios. No podemos pretender apegarnos a un plan educativo que fue creado para una época muy diferente a la que vivimos.


– Buenos hábitos de sueño, alimentación y actividad física: recordemos que el desarrollo del organismo en general y del sistema nervioso en particular depende del buen mantenimiento de hábitos saludables. Ahora más que nunca, es importante cultivar hábitos saludables e inmutables para que sientan que, de alguna manera, hay cosas que no cambian a las que pueden aferrarse con seguridad. Esta sensación de seguridad es fundamental para el desarrollo óptimo de nuestros hijos.

– Socialización : Intenta que los niños no pierdan el contacto personal y todo lo que les aporta. De alguna manera tenemos que mantenerlos en el hábito de interactuar con las personas y seguir desarrollando habilidades sociales, tanto con niños de su edad como con adultos tanto dentro como fuera de su entorno más cercano. En cualquier caso, evita que su vida cotidiana se convierta en una pantalla de proyección e intenta que no desarrolle ansiedad social, que el aislamiento provoca con facilidad.

Y finalmente

– apoyo y cariño; esencial para lograr una personalidad saludable.

Todo esto no se puede lograr sin la cooperación de las familias, especialmente en este momento. Es importante trabajar de manera colaborativa y continua con los cuidadores de nuestros hijos y para eso primero debemos ayudarlos a entender todo este proceso y lo que significa. El trabajo con las familias debe incluirse como una parte más de la formación.

 

Para conocer más visita nuestro 🎓🥇 Master en Neuropedagogía y Educación (ceupe.cl)

  Conecta con nosotros en nuestro perfil de Linkedin:  https://www.linkedin.com/in/ceupechile/ 

magister en neuropsicología en el ámbito educativo

Problemas de la falta de nutrientes en el cuerpo
8 consejos para proteger su teléfono de ataques di...
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Viernes, 24 Mayo 2024