¿Qué es el desarrollo sostenible?

Compártelo
¿Qué es el desarrollo sostenible?

El desarrollo sostenible es un cambio social continuo y controlado a nivel mundial, regional y local, cuyo objetivo es garantizar buenas oportunidades de vida para las generaciones actuales y futuras. Esto también significa que el medio ambiente, las personas y la economía se tienen en cuenta por igual en la toma de decisiones y las operaciones.

El desarrollo sostenible se discutió por primera vez en la Comisión Brundtland de la ONU en 1987. El trabajo de la comisión dio lugar a un proceso que ha progresado de forma interactiva tanto en los estados, municipios y en contextos internacionales. La política de desarrollo sostenible se ha desarrollado gradualmente y se ha convertido en una entidad cada vez más integral y versátil.

Sostenibilidad del medio ambiente

La condición básica del desarrollo sostenible es la preservación de la diversidad biológica y el funcionamiento de los ecosistemas, así como la adaptación a largo plazo de las actividades materiales y económicas humanas a la sostenibilidad de la naturaleza. Además de las acciones nacionales, la cooperación internacional juega un papel muy central en la búsqueda de la sostenibilidad ecológica.

En términos de sostenibilidad ecológica, la clave es seguir el principio de precaución. Según él, el aplazamiento de las medidas para evitar el deterioro del medio ambiente no puede justificarse por la falta de evidencia científica completa. Antes de actuar, se evalúan los riesgos, las desventajas y los costos. Otros principios importantes son la prevención de daños y la lucha contra los daños en su origen. Además, los costes de las molestias se recaudan de quien las haya causado en la medida de lo posible.

Sostenibilidad financiera

La sostenibilidad financiera es un crecimiento equilibrado en contenido y calidad, que no se basa en el endeudamiento a largo plazo ni en la disposición de reservas. Una economía sostenible es un requisito previo para las funciones centrales de la sociedad. Una política económica dirigida a esto en el largo plazo crea condiciones favorables para nutrir y aumentar el bienestar nacional.

Una economía sobre bases sostenibles también facilita afrontar nuevos retos, como los crecientes gastos en seguridad social y salud provocados por el envejecimiento de la población. Una economía sostenible es la base de la sostenibilidad social. Los mecanismos que fomentan la sostenibilidad social, por otro lado, ayudan a aliviar las dificultades que pueden surgir en una economía mundial que cambia rápidamente.

Sostenibilidad social y cultural

En la sustentabilidad social y cultural, la cuestión central es garantizar la transferencia de los requisitos previos para el bienestar de una generación a la siguiente. El crecimiento continuo de la población, la pobreza, la alimentación y la atención médica, la igualdad de género y la provisión de educación son desafíos globales de sostenibilidad social que tienen implicaciones significativas para la sostenibilidad ecológica y económica. Responder a estos desafíos requiere grandes esfuerzos tanto de los estados individuales como de la comunidad internacional.

El desarrollo sostenible está influenciado esencialmente por la forma en que los desarrollos económicos y sociales promueven el bienestar de los habitantes del país. El bienestar básico de los ciudadanos es una condición importante para la promoción de la sostenibilidad ecológica y su aceptabilidad social. 


La definición de desarrollo sostenible en una forma comprensible para los políticos económicos: Significa que dejamos a las generaciones futuras con tantas oportunidades como las que hemos tenido, si no más. Las oportunidades se pueden interpretar como riqueza, prosperidad, capital, que se pueden concretar y medir con la ayuda de cuatro tipos de capital. 

Los cuatro tipos de capital son:

  • capital humano (por ejemplo, conocimientos técnicos, ciencia, investigación y desarrollo, patentes)

  • capital físico (por ejemplo, maquinaria de producción, infraestructura, entorno construido)

  • capital social (por ejemplo, legislación, gobernanza, redes sociales, confianza y legitimidad)

  • capital natural (recursos naturales renovables y no renovables)

En términos de desarrollo sostenible, es importante fortalecer especialmente el capital humano y social, es decir, la capacidad de la sociedad y los ciudadanos para gestionar la innovación y el cambio, el capital físico para que el capital natural no disminuya, sino que produzca servicios naturales para las personas de generación en generación. 

Conoce más sobre nuestro Magíster en Energías Renovables y Proyectos Energéticos 

  Conecta con nosotros en nuestro perfil de Linkedin:  https://www.linkedin.com/in/ceupechile/ 

magíster en energías renovables

Valora este artículo del blog:
Importancia de la Psicologia infantil
Gestión de las finanzas personales
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Viernes, 01 Marzo 2024