🍏 Seguridad y soberanía alimentaria 🍏

Loading color scheme

Seguridad y soberanía alimentaria

Compártelo
Seguridad y soberanía alimentaria

La soberanía alimentaria es el derecho de las personas a alimentos saludables y culturalmente apropiados producidos a través de métodos ecológicos y sostenibles y su derecho a crear sus propios sistemas alimentarios y agrícolas. 

El concepto de soberanía alimentaria tiene sus raíces en una situación en la que los pequeños agricultores y otros productores de alimentos y las organizaciones de la sociedad civil rechazan la influencia que los caprichos de las fuerzas del mercado internacional tienen en sus mercados alimentarios nacionales. En el marco del debate sobre el desarrollo, este es actualmente un concepto cada vez más utilizado, cuyo objetivo es lograr un mayor control sobre la producción, el comercio y el consumo de alimentos. Hay una diferencia entre seguridad alimentaria y soberanía alimentaria: la primera representa la meta, mientras que la segunda representa el camino hacia su realización.

La seguridad alimentaria significa que las personas tienen acceso físico y económico constante a los alimentos según lo definido por las Naciones Unidas. Un factor importante que afecta la seguridad alimentaria es la vulnerabilidad de las personas causada por la pobreza. La pobreza significa que las personas no pueden alimentarse por sí mismas, es decir, producir suficientes alimentos adecuados o asegurar suficientes ingresos para comprar alimentos. Por lo tanto, la erradicación de la pobreza es un factor clave para lograr la seguridad alimentaria familiar. Para que esto suceda, primero debe reconocerse la especificidad de la agricultura a pequeña escala como la principal fuente de ingresos y medios de subsistencia de los pobres en varios países en desarrollo, especialmente en África (aproximadamente el 80% de los pobres en África viven en áreas rurales) .

Aquí cobra protagonismo el concepto de soberanía alimentaria, nacido de la movilización ciudadana, como marco político que subraya el derecho de las naciones y sus pueblos a determinar sus propios sistemas de producción de alimentos (producción, distribución y consumo) sin depender de mercados internacionales fluctuantes. Por lo tanto, la soberanía alimentaria no puede cumplirse plenamente sin controlar los principales determinantes de las políticas agrícolas actuales, es decir, las reglas sobre aranceles y subsidios internos, que se deciden en el marco de la política comercial (especialmente a través de la Organización Mundial del Comercio).

Desde una perspectiva global y local, hay una serie de desafíos que requieren nuestra gran atención. La producción y distribución de alimentos es una de ellas. Podríamos decir que vivimos en un falso estado de seguridad. ¿Cómo describirías nuestra era en términos de comida?

Nos encontramos con un tipo de sistema alimentario corporativo en el que las cadenas de producción y distribución de alimentos se concentran en manos de unas pocas empresas que tienen el poder de decidir sobre los precios, sobre los tipos de alimentos producidos. Pueden manipular la demanda y también son una de las causas del hambre. Todavía hay alrededor de mil millones de personas en el mundo que padecen hambre. Este es un gran problema que identificamos hace mucho tiempo. Aunque existe un número considerable de programas destinados a lograr la seguridad alimentaria, todavía no están ayudando. Desde esta perspectiva, las verdaderas causas son aún más profundas de lo que estamos dispuestos a admitir. 

Las estrategias que utilizan los estados para eliminar el hambre no están cumpliendo su propósito, prefiriendo la ayuda alimentaria, los tratados de libre comercio, el aumento de la producción y aún más la monopolización. Apoyan la producción de semillas genéticamente modificadas, el uso de maquinaria pesada y la agricultura industrial. Depende de los combustibles fósiles, que son completamente insostenibles. Y todo esto conduce a la destrucción del suelo. Nuestro sistema agrícola y alimentario no es sostenible para nosotros ni para las generaciones futuras.

También debemos reducir significativamente la producción de combustibles agrícolas, que ha estado aumentando durante los últimos diez años debido a la amenaza del agotamiento de los combustibles fósiles. Esta es también una de las principales causas del hambre: fabricamos combustible para automóviles en lugar de alimentos para las personas.

Conoce más en ceupe.cl

  Conecta con nosotros en nuestro perfil de Linkedin:  https://www.linkedin.com/in/ceupechile/ 

Qué es un sistema de información
Plan de marketing
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 19 Junio 2024