Qué es un debate

Loading color scheme

Qué es un debate

Compártelo
Qué es un debate

Un  debate es una discusión, es decir, una disputa en la que se representan diferentes puntos de vista. La palabra encuentra un uso especial en el contexto político, donde un  debate  significa la discusión parlamentaria de un tema. 

Un debate es un debate público. Varios oradores discuten entre sí según reglas fijas. Intercambian argumentos y contraargumentos sobre una pregunta o tema. Y a menudo los votos se toman después de un debate.Cada orador quiere convencer a la audiencia de sus argumentos. Por lo tanto, es importante tener buenos argumentos y poder hablar de manera convincente. que convenzan a los demás.

Once tips para un buen debate

Cuando se reúnen personas con diferentes opiniones, en el mejor de los casos, todos los involucrados obtienen nueva información y perspectivas. En el peor de los casos, la conversación se sale de control y nadie se beneficia de ello. Si una discusión se intensifica o es productiva no es coincidencia ni destino. Estas reglas ayudan a que el debate tenga éxito.

  1. Una discusión no es una competencia

¿Eres ingenioso, puedes hablar bien e incluso discutir a tus profesores contra la pared? Recuerde siempre: ¡una discusión no es una competencia! Si apuestas por la victoria y convences a la otra persona, solo tu ego gana; la conversación, por otro lado, pierde. Porque el hecho de que su contraparte ya no pueda contrarrestar sus argumentos no significa que lo haya convencido.

  1. Déjense terminar

Si te interrumpen constantemente y no puedes decir lo que él o ella quiere, te enojarás o abandonarás la conversación internamente. El resultado: la discusión se intensifica o se convierte en un monólogo. En cualquier caso, solo puede responder "correctamente" una vez que haya escuchado todo lo que su compañero de conversación tenía que decir.

  1. Justifica tu punto de vista

Claro, tu opinión es importante. Pero si se lanzan sus opiniones el uno al otro, la conversación no llegará a ninguna parte. Las meras expresiones de opinión, afirmaciones y palabras de moda conducen al endurecimiento de los frentes. Para iniciar una conversación, es importante comunicar por qué piensas eso. Justifique su punto de vista con argumentos y ejemplos concretos e invite a su contraparte a hacer lo mismo. 

  1. Escucha activamente

Escuche atentamente cuando la otra persona está hablando y trate de entender de qué está hablando principalmente. Resume lo que has recibido. Por ejemplo: "Si te entendí bien, piensas..." Esta es la única forma de asegurarte de que realmente entiendes lo que es importante para la otra persona y de evitar malentendidos. Este enfoque se denomina “escucha activa” en la teoría de la comunicación no violenta.

  1. Abre tus preguntas

La misma regla general se aplica a una discusión que a una entrevista: si desea comprender cómo funciona la otra persona, debe hacer tantas preguntas abiertas como sea posible. En otras palabras, preguntas que no se pueden responder simplemente con un sí o un no y que no ponen una respuesta en boca de la persona con la que estás hablando. Por ejemplo: "¿Qué crees que habla a favor o en contra de que el transporte público local sea gratuito?" en lugar de: "¿No quieres tomar el metro sin pagarlo?" Con preguntas abiertas señalas tu sincero interés y envías una buena base para seguir discutiendo. La pregunta más importante para un debate exitoso: "¿Por qué crees que...?"

  1. Encuentra puntos en común

Se pueden encontrar puntos en común en cada conversación y con cualquier otra persona. Vale la pena nombrar estas similitudes. Esto crea un buen ambiente para una mayor discusión. Por ejemplo: “Así que ambos estamos de acuerdo en que es importante ayudar a las personas que lo necesitan.” Saber dónde hay acuerdo y dónde difieren las opiniones también ayuda a evitar dar vueltas en el debate. Incluso puede encontrar que sus puntos de vista no están tan separados como pensó originalmente.

  1. Mantente en el tema

Cualquiera que se sienta acorralado por argumentos tiende a cambiar repentinamente de tema o responder con contraacusaciones que no tienen nada que ver con los hechos reales. Por ejemplo, si alguien se queja del aumento del extremismo de derecha, a menudo dice: “¿Y qué pasa con la izquierda?” Como si eso hiciera que la violencia de los extremistas de derecha fuera menos peligrosa. 

  1. Discute a la altura de los ojos

Quien enseña al otro demuestra que se siente superior. Esto parece arrogante y generalmente hace que la otra persona reaccione a la defensiva. Por lo tanto, absténgase de volverse "moral" y señalarle al otro dónde se comporta "mal" desde su punto de vista. La frase "Todos los carnívoros son asesinos" no es necesariamente una buena manera de iniciar una discusión si a la otra persona le gustan las hamburguesas. En lugar de decirle a la otra persona lo que debería pensar o querer decir, es mejor hacer preguntas específicas y establecer referencias personales. “¿Alguna vez has experimentado eso…?” podría ser una pregunta así. En el mejor de los casos, esto hará que la persona con la que estás hablando vuelva a examinar tus propios argumentos. 

  1. Critica objetivamente

Solo porque permites que la otra persona tenga su propia opinión, no tienes que dejar que la información incorrecta permanezca. Llame la atención sobre los errores de hecho, descubra conclusiones apresuradas y también señale si su contraparte basa su argumento en generalizaciones, es decir, siempre habla de "LOS ciclistas" y "LOS conductores de automóviles". Una discusión puede perdurar si las lagunas o contradicciones en la argumentación se vuelven claramente reconocibles. Sin embargo, sea específico y económico con su crítica: no todos los errores fácticos o números transpuestos son importantes para la discusión. Esto también ayuda a evitar la confrontación abierta.

  1. Mantén la calma

Las emociones a menudo se disparan en las discusiones. Incluso si los puntos de vista son muy contradictorios y todavía estás molesto por las opiniones de la persona con la que estás hablando, continúa hablando solo sobre el tema de la discusión e ignora el hecho de que es posible que a ti tampoco te guste la forma en que se viste la otra persona. Tenga cuidado de no ofender a la otra persona cuando la critique. A veces el humor ayuda a relajar una conversación. Si las cosas se ponen emocionales, aborde sus sentimientos y los de la otra persona directamente. Por ejemplo: "Me doy cuenta de que este tema te/me hace enojar mucho." Esto te da una conciencia de lo que va mal. En cualquier caso, lo importante es mantener la calma.

  1. Cambia de perspectiva

Las discusiones a menudo fracasan no solo por las diferentes opiniones, sino también por los valores opuestos. En tales casos, puede ayudar tomar la perspectiva de la otra persona. Piensa en cómo podrías argumentar desde la posición del interlocutor. Si, por ejemplo, la protección de la familia es particularmente importante para su contraparte y él o ella se muestra escéptico acerca de la reunificación familiar de los refugiados, podría intentar argumentar en este contexto.

Conoce más en nuestro MBA -Especialidad en Marketing Político y comunicación.

  Conecta con nosotros en nuestro perfil de Linkedin:   https://www.linkedin.com/company/ceupechile 

https://www.ceupe.cl/programas/mba-en-marketing-politico.html 

Hora adecuada para comer
Ventajas y desventajas de la energía nuclear
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Lunes, 22 Julio 2024