¿Qué son los factores bióticos y abióticos?

Compártelo

Los factores bióticos en un ecosistema son partes fisicoquímicas o no vivas de un ambiente, mientras que los factores abióticos son componentes vivos de un ambiente.

Juntos, los factores bióticos y abióticos son los componentes básicos de un ecosistema. La relación entre ellos se llama holocoenosis. En conjunto, los factores bióticos y abióticos crean un ecosistema sostenible, que es una interdependencia de factores dentro del ecosistema.

Clasificación de los factores bióticos:

  • Tópicos (según los cambios en el medio ambiente)
  • Tróficos (según las relaciones alimentarias entre los organismos)
  • Fróricos (según la posibilidad de transporte de un organismo a otro)
  • Fóricos (según el lugar de residencia, por ejemplo, el parásito en el cuerpo del huésped).

▷▷Acciones de los factores bióticos en las plantas

Ejemplos de la acción de los factores bióticos sobre las plantas son:

  • El neutralismo
  • El parasitismo
  • El comensalismo
  • El amensalismo
  • La simbiosis
  • La competencia
  • La alimentación

El concepto de neutralidad habla por sí mismo; en este caso, los organismos que coexisten en el mismo territorio no se benefician ni se perjudican entre sí.

Factores abióticos

Los factores abióticos se clasifican en cuatro categorías principales, que son factores climáticos, factores edáficos, sustancias orgánicas y sustancias inorgánicas. Los factores climáticos son elementos que conforman el clima y el clima, como el viento, la temperatura y el nivel de humedad. Los factores edáficos incluyen las propiedades físicas y químicas que comprenden el suelo, como el perfil del suelo, el tipo de suelo, la materia orgánica, el agua del suelo, los minerales y los organismos que viven dentro del suelo. Las sustancias orgánicas incluyen lípidos, proteínas, carbohidratos y sustancias húmicas. Las sustancias inorgánicas incluyen agua, azufre, nitrógeno, fósforo y carbono. Los factores bióticos incluyen las partes vivas del ecosistema, incluyendo animales, plantas y microorganismos. La relación entre los factores bióticos en el ambiente es compleja, y muchas especies son interdependientes.

Factores bióticos

Los factores bióticos se dividen en varios tipos diferentes. Los autótrofos son los productores, e incluyen principalmente las plantas. Los autótrofos forman la base del ecosistema y viven en la mayoría de los entornos. Los heterótrofos son consumidores. Este grupo se divide en dos tipos, que son consumidores y macroconsumidores. Los consumidores son animales que se alimentan de otros organismos. También se les conoce como fagótrofos, lo que significa organismos que tragan o ingieren. Los macroconsumidores son carnívoros o herbívoros. Los herbívoros, que son organismos que se alimentan de las plantas, se llaman consumidores primarios. Los carnívoros que se alimentan de herbívoros se llaman consumidores primarios. Los carnívoros que se alimentan de otros organismos se llaman consumidores secundarios. A veces, los científicos asignan designaciones de carnívoros de tercer y cuarto nivel si hay carnívoros grandes en un ecosistema que se aprovechan de los carnívoros más pequeños. Además de los autótrofos y heterótrofos, los ecosistemas contienen saprotrofos. Los saprotrofos son microorganismos llamados reductores o descomponedores. Estos organismos ayudan a descomponer las sustancias orgánicas que se encuentran en la materia muerta y en descomposición.

Interdependencia abiótica y biótica

Aunque contienen diferentes organismos, los factores abióticos y bióticos trabajan juntos para apoyar un ecosistema saludable. Los factores abióticos ayudan a crear las condiciones ideales para sustentar la vida de los factores bióticos. Los factores abióticos también incluyen los diferentes tipos de ambientes en los que viven los organismos e influyen en las adaptaciones que tienen los organismos abióticos para sobrevivir en condiciones específicas. Mientras que los factores abióticos dan forma en gran medida al comportamiento de los factores bióticos, los factores bióticos tienen un pequeño papel en el apoyo a los factores abióticos. Las reacciones bioquímicas que se llevan a cabo en las raíces de las plantas mediante bacterias fijadoras de nitrógeno, por ejemplo, ayudan a regular el ciclo del nitrógeno en un ambiente, lo que ayuda a mantener un equilibrio saludable entre el ambiente y los organismos vivos. Tener un equilibrio adecuado dentro de un ecosistema lo ayuda a llevar a cabo procesos importantes, como la transformación de energía.

Los ecosistemas aparecen en todo el mundo y toman muchas formas diferentes. Estanques, arrecifes de coral, selvas y desiertos son todos los tipos de ecosistemas. Algunos ecosistemas son cálidos y secos con poca vida, mientras que otros están repletos de factores bióticos. Los ecosistemas árticos y de tundra se encuentran al norte del ecuador, mientras que los ecosistemas de selva y desierto se encuentran más cerca del ecuador. Las diferencias climáticas, y esencialmente una variación en los factores abióticos, explican muchas de las diferencias en los ecosistemas.

 

Conoce nuestro 

 

Valora este artículo del blog:
¿Cuál es el papel que ejerce la gestión financiera...
¿Qué es la automatización de marketing?
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Martes, 04 Octubre 2022