¿Qué son los instrumentos financieros? Tipos y características

Compártelo

 En los mercados financieros, las empresas o particulares pueden adquirir contratos, estos contratos son los instrumentos o productos financieros.

 


Por lo tanto, los instrumentos o productos financieros son contratos de compraventa entre dos partes.

La adquisición de este contrato origina un activo financiero a la parte compradora y un pasivo financiero o instrumento de patrimonio a la parte vendedora.

 ¿Y qué es un activo financiero?

Entonces, un activo financiero es un instrumento financiero que proporciona el derecho por parte del comprador a recibir ingresos futuros sobre los activos reales y el efectivo que generen por parte del vendedor.

Lo que debemos entender es que no son bienes tangibles, son valores y derechos/posesión sobre estos valores. Es, por tanto, gracias a estos contratos, por lo que los activos financieros obtienen su valor.

 

¿Para qué sirven estos contratos?

Los contratos o instrumentos financieros pueden servir para que una empresa, por ejemplo, pueda financiar su deuda.

Las personas particulares, podemos sacar partido invirtiendo en esta deuda.

 Productos financieros derivados

Son instrumentos financieros complejos, y su valor está basado en otro activo, al cual se le conoce como activo subyacente. 

Es decir, dependen de ese activo que, por ejemplo, podría ser la plata. Si especulas con el precio de la plata y el precio de ésta cambia, el valor de tu contrato lo hará también.

En definitiva, todos tienen en común poseer un valor basado a un precio futuro y esto es una ventaja porque:

  • Otorga mayor flexibilidad a la hora de invertir.
  • Te permite anticiparte a los movimientos de los distintos mercados.
  • Podrás controlar tus ingresos y beneficiarte de las subidas y bajadas de precios

Los productos no complejos son todos aquellos que cumplen con estas 4 características:

  1. Se pueden reembolsar de manera habitual y es fácil hacerlos efectivos. Su valor es conocido públicamente.
  2. No perderemos una cantidad superior a la invertida en un primer momento.
  3. No son productos derivados.
  4. Toda la información relativa al contrato existe públicamente y es accesible para el inversor.

Dentro de este tipo de productos, podríamos englobar los bonos y obligaciones del Estado (deuda pública), acciones cotizadas en mercados regulados y otro tipo de bonos emitidos por administraciones públicas.

En general, la rentabilidad que obtendrás aquí será menor que con los complejos. 

 Además, para invertir en instrumentos financieros complejos, necesitarás más experiencia que con los no complejos, puesto que poseen un nivel de riesgo mayor.

 Características de los instrumentos financieros

Entre las principales características de estos instrumentos, destacamos las siguientes:

  • Liquidez: Se trata de la capacidad de convertir en dinero a los instrumentos financieros.
  • Rentabilidad: Unido al riesgo, está la rentabilidad, por lo tanto, cuanto mayor sea el primero, esta rentabilidad incrementará.
  • Riesgo: Al tratarse de inversiones, todas ellas disponen del factor riesgo. Este será mayor o menos dependiendo no sólo del instrumento financiero en cuestión, sino de la situación de este instrumento en el momento en el que se vaya a invertir. Además, tendremos que tener en cuenta las características del contrato, como la duración o las garantías del vendedor.

Conoce nuestros Másteres Oficiales | CEUPE  Cursos online | CEUPE

 

MBA

 

 

Valora este artículo del blog:
¿Qué son las estrategias del marketing digital?
¿Cuáles son los residuos más contaminantes?
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Viernes, 30 Septiembre 2022